Literatura para literatos

1. Como otros tantos, Harold Bloom es un crítico literario, que, ya sea por crítico, por literario, o porque tiene 81 años, no habla sino que sentencia. Dice que los tres mejores son este, este y este y la discusión ha terminado. Una eminencia que lo ha leído todo todas las veces, amigo de recitar de memoria toda la buena literatura digna de ser considerada como tal. La que vive en su cerebro. Troceada.

2. Me acordé de una entrevista que le hicieron (muy interesante, de verdad) al leer otro comentario de Alto Tribunal la semana pasada en Babelia. Dijo el crítico literario: “Encesté la novela de Ruiz Zafón después de unas setenta páginas. Entiéndanme: no es que me pareciera horrenda o vomitiva, nada de eso (lo juro), pero de repente caí en que tenía esperando otras cosas que me interesaban más”.

3. Cuando leí esto me acordé de un artículo (más interesante todavía que la entrevista) que hablaba sobre la literatura y los que la leen, en el que el autor venía a decir (sentenciar) eso de que este noble arte de ordenar letras exige un alto nivel intelectual del emisor, pero también del receptor. ¡Ojo!, que esto tiene que seguir siendo una élite: “De autores con talento y de lectores avezados se hace la literatura digna de tal nombre. De lectores exigentes con aquello que se les ofrece, pero también consigo mismos”.

4. Hace unos meses escuché en el programa Cámara Abierta de TVE al escritor Percivall Everett sugerir una definición de literatura que me gustó mucho porque, a diferencia del esnobismo predominante (invasor), la formulación era respetuosa con el lector. El escritor sostenía que lo que diferencia a la buena literatura de la de consumo es que con la buena, años después de la primera vez, puedes abrir cualquier página y volver a disfrutar, mientras que con los malos libros la relectura es más árida y dura. Es una definición que pone el foco en el lector, único protagonista de la literatura: ¿te entretiene lo que lees?

5. ¿Y no debería ser así todo y que todo se resumiese en que las personas se entretengan? Los críticos van demasiado lejos en su búsqueda de la perfección. Función pedagógica de la lectura hay a todos los niveles, digo yo. Yo nunca seré capaz de tener algo en contra de libros sobre vampiros y niños mago. Están consiguiendo que potenciales telespectadores de Sálvame Deluxe se entretengan con la lectura. Y eso es una hazaña. Si a ellos les parecen entretenidos, ¿quién es Harold Bloom para venir diciéndo lo que es literatura y lo que no?

6. Cuando se trata de los libros, la cuestión es disfrutar del viaje y muchas veces me da la sensación de que se está desechando el todo con tal de conservar una parte, que aunque sea la más bonita, es sólo una parte. Antes de seguir removiendo hasta la eternidad las piezas de la clasificación planetaria de las mejores plumas, los excelsos jueces literatos debieran recordar que sin la literatura de bestseller, esta industria habría echado el cierre mucho antes de que supiésemos que Kindle no es el nombre de un chocolate.

Ahí fuera hay mucha gente entreteniéndose con el bello arte de la lectura que ni siquiera sabe quién o qué es Harold Bloom.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s