Moisés

En primero de carrera los alumnos de periodismo conviven en casi cada asignatura con una terrible cuestión: ¿El público obtiene la información que reclama porque es de su interés? O de lo contrario, ¿es el mensaje el que influye en los gustos del público?. Hoy me permito reformular la pregunta: ¿Apple aparece en la portada de todos los medios electrónicos porque interesa al público? ¿O en realidad lo que sucede es que nosotros, ciudadanos, hemos sucumbido de una vez por todas a la borrachera informativa de la marca de la manzana en todo soporte de comunicación existente convirtiéndonos en casi accionistas de la marca?

Y es que ayer volvió a temblar San Francisco. Poco después de las 19.00 horas (hora española) Steve Jobs presentaba el invento por el que toda la comunidad geek ya suspirada semanas antes. El hecho de que Jobs no mostrase el mejor de sus aspectos le añade a todo este espectáculo, si se me permite, un protagonista más: El de la implicada cabeza pensante que anda detrás del invento, que es la misma que ha logrado incrementar en 150.000 millones de dólares el valor en bolsa de su compañía en los últimos 12 años siendo por ello nombrado mejor CEO de la década.

A excepción del Herald Tribune (última imagen), todos los medios se volcaron ayer con Apple


Aunque su nuevo ingenio aparente ser un iPod Touch o un iPhone de mayores dimensiones,  en Apple se aseguraron de dotar al iPad de suficientes especificaciones como para que todo ser humano con un mínimo de poder adquisitivo se plantee su compra. De ello tomaron buena nota los medios de comunicación.

La cobertura y tratamiento que los medios de comunicación digitales le ofrecieron ayer al iPad constituye, sin ningún tipo de duda, la mejor de las publicidades que cualquier empresario desearía en este mundo. Como Moisés con sus tablas, la fotografía de Jobs iluminando al mundo con su prodigio electrónico protagonizó todas las primeras planas digitales durante la tarde y noche de ayer. Únicamente el International Herald Tribune le dedicó un breve espacio que hacía necesario el uso del scroll del navegador para estar visible. ¿Cómo se atreven?

Vientos de cambio
Este fenómeno bien podría asemejarse al del tratamiento informativo que ha ido recibiendo el sector de los videojuegos a lo largo de la última década. Cuando a finales de los noventa aún era noticia que Antena 3 mencionase de pasada un nuevo lanzamiento ( probablemente controvertido) era difícil imaginarse que una década después se hablaría con toda naturalidad de novedades, periféricos y récords de ventas. Con el universo de los gadgets ha pasado algo semejante: Se han democratizado y ahora interesa a mucho más público. La única salvedad, claro está, es que en esta ocasión la campaña de información masiva está orientada hacia una única empresa, y lo que asusta un poco más, a una sola persona.

En estos doce años de expansión, Steve Jobs ha sabido dejar de ser el eterno segundón construyéndose un mercado propio con una muy personal seña de identidad. Ha colado sus iPods y Macs no sólo en las páginas de publicidad y en el cine, sino también en la jerga popular. Ayer Apple no hizo más que recoger los frutos de una estrategia de marketing perfectamente orquestada.

Aunque su nuevo ingenio aparente ser un iPod Touch o un iPhone de mayores dimensiones,  en Apple se habrán asegurado de dotar al iPad de suficientes especificaciones como para que todo ser humano con un mínimo de poder adquisitivo se plantée su compra.
Anuncios

Un pensamiento en “Moisés

  1. Tony, esto me he planteado y pregunté a rosa, nuestra profe que cuida de los temas de tecnología en elpais. La charla fue de que los cuadernos de tecnología en los periódicos podrían hablar de la relación de la gente con la tecnología, de la exclusión digital, de la vida con las máquinas, o sea, algo más relacionado a una experiencia social que propiamente de consumo de aparatos tecnológicos. Me alegró saber que ella comparte esta opinión. Sin embargo, me dijo que su trabajo, últimamente, se trata de hacer el lector evaluar sobre si es mejor comprar un blackberry o un iphone. Y que, a cada día, tiene la frustrada sensación de escribir más de lo mismo, pero dijo que si no escribe sobre esto, los lectores se quejan. Porque buscan en el periódico explicaciones sobre qué es mejor comprar y porqué escoger un producto y no otro. Es una lástima, aunque yo creo que podemos cambiar esta forma de escribir sobre tecnología. Es muy pronto para tirar la toalla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s