Crónica de un orín

Pudimos leerlo el martes y hoy Arcadi Espada lo denuncia abiertamente; ¿era realmente necesario mencionar que Aitzol Iriondo se había orinado en los pantalones en el momento de la detención?. Recordemos que tanto El País como El Mundo señalan dicho dato en sendos artículos.
¿Estamos ante una información que aporte dato de interés alguno? ¿Acaso esta minusvaloración de la dignidad persigue otro fin que no sea el de devaluar de forma implícita la imagen del etarra? Cuesta imaginar que los periódicos hubieran utilizado esa minuciosidad en los detalles si la protagonista de la micción hubiese sido Esperanza Aguirre en Bombay por ejemplo.

A riesgo de equivocarme gravemente, opino que los medios de comunicación no deberían ser los máximos responsables de esta situación. El mensajero no ha de ser matado, pues se limitó a transmitir el mensaje vertido por las fuerzas de Seguridad del Estado. ¿No sería más civil, lógico y humano que la policía fuese quien demostrase un rigor y seriedad en las informaciones comunicadas a los medios?

A lo que encuentro menos justificación es al hecho de crear una noticia que gire exclusivamente entorno al hecho de que Iriondo se orinase encima como ha hecho el diario Público. También ha podido leerse el archisabido dato en otras noticas secundarias a la detención.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s