Vacunas contra el horror

Ayer, en página par y escondidito en la mitad interior de la hoja de internacional, podía leerse en ‘El País’ un breve elaborado por agencia que titulaba así: ‘Mueren 17 personas en actos violentos’

Parece que incluso sobra decir que dichos actos se han producido al norte de Bagdag, en cierto país cuya sola mención aún hoy hace sudar a algunos.

Las acciones terroristas de la insurgencia iraquí han ido copando día tras día las agendas de todos los medios. Esto ha motivado un relajamiento por parte de todos los interesados (editores, público, contertulios…) que debería invitar cuanto menos a la reflexión.

¿Tan monótona se ha vuelto la violencia si se sucede repetidas veces en un mismo lugar y contexto que no merece ya ser analizada de un modo acorde con su gravedad?

Mientras la cantidad y calidad de la cobertura de la posguerra iraquí desciende en comparación al tratamiento recibido en los primeros meses, los actos violentos no han bajado. ¿Cómo se explica esto? ¿Cuándo la noticia de la muerte de casi una veintena de personas en una serie de altercados terroristas se convirtió en algo rutinario?

El texto del periódico prosigue: “Dos soldados de EEUU fallecieron en un atentado”.

¿Hace falta recordar los revuelos mediáticos que se forman en España cada vez que un militar muere en acto de servicio?

En EEUU no ocurre del mismo modo. Puede que las más de 3.800 bajas de ciudadanos de este país en la misión iraquí tenga la culpa. De algún modo, parece ser que la sociedad acaba moldeándose a esa tónica belicista que acompaña al estado federal desde que se constituyó como tal. De lo contrario, ¿bajo qué lógica la muerte de unos compatriotas en Afganistan causa tanto revuelo en la opinión pública nacional mientras que las muertes diarias de estadounidenses pasan casi desapercibidas en su propio país?

Quizás sea la lógica cuantitativa la que opere. Precisamente esa cruda periodicidad de bajas sea la que nos esté vacunando contra el horror.

Esto que cuento hoy no es nuevo. La violencia en Irak tampoco. Con todo, 17 muertos en altercados terroristas es una noticia de actualidad. Algunos defensores de todo este mundillo de la información planetaria y de la aldea global verán comprensible este descenso de interés propiciado por el aburrimiento de escuchar tantas veces la misma noticia con distintas cifras. Sólo así me explico el modo en el que se están ignorando los horrores de Irak.

Anuncios

Un pensamiento en “Vacunas contra el horror

  1. Tú lo has dicho, la misma noticia con diferentes cifras aburren al público, o eso piensan los medios, pìensan que ya se conoce todo, solo hay que dar la nueva cifra… Pero no es cierto, deberían analizar la información, no soltar el dato y que cada uno se lo mastique. Pero ya se sabe hacia qué vamos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s