Internet y la información

Qué duda cabe de que los métodos de acceso a la información han ido cambiando radicalmente en los últimos años. El fenómeno de la digitalización de la información ha propiciado nuevas formas de comunicación como la de la telefonía móvil o Internet. Con el paso del tiempo, no sólo han ido evolucionando los medios físicos desde los cuáles se accede a los contenidos, sino también los propios mecanismos internos de cada medio. Ejemplo de ello es el boom en lo referente al visionado público de vídeos de Youtube al que hemos asistido en muy poco tiempo.

En un medio tan pluridisciplinal como es Internet, las posibilidades son enormes, ya que se brinda la posibilidad de transmitir y recibir documentos de tipo textual, sonoro, gráfico, etc.

Si bien la World Wide Web en sí y su estructura ya estaban disponibles para el gran público desde finales del siglo XX, está siendo ahora cuando estamos asistiendo realmente a la explosión de información y contenidos, en parte gracias al aumento de usuarios y medios técnicos.
Una vez configuradas las bases de este complejo y entramado de posibilidades que supone la red de redes, ha sido necesaria la creación de organizaciones moderadoras que controlaran el uso de informaciones con derechos de autor. Organizaciones con un papel regulador en la medida de lo posible en esa tierra sin ley en la que pasó a convertirse Internet cuando empezaron las descargas multimedia y las comunidades de usuarios. De este modo, propuestas como las de los permisos Copyleft y de Creative Commons (CC) vienen desempeñando una labor importante,aunque no definitiva, dentro de este complejo juego en el que tantísimos actores toman parte. Gracias a las licencias Creative Commons es posible compartir en la red producciones creativas sin miedo a que éstas sean ‘robadas’ por terceros para uso comercial y beneficio propio, pues esta es su principal característica: la seguridad de que aquellos que usen tu obra no hagan negocio con ella.

Gracias a la introducción de los contenidos bajo CC las páginas web ganan en riqueza de contenido, algo que sin duda es una buena noticia para el usuario. Así, podemos encontrar iniciativas como la fundación Wikimedia y su anillo de páginas de información. En ellas podemos acceder a un amplio catálogo de libros de uso gratuito (wikibooks y Wikisource), archivos de imagen y sonoros (Wiki Commons) y citas célebres (Wikiquotes). Por supuesto tampoco olvidaremos el principal y más famoso atractivo de la fundación Wikimedia: la enciclopedia virtual Wikipedia.


Por si alguien aún no conoce la potente utilidad de Google Earth, es muy recomendable su descarga. Google earth pone a disposición del usuario una enorme base de datos de fotografías satélite de todo el globo terráqueo. Con una insultante cantidad de información que muestra los accidentes geográficos, fronteras, medios de comunicación, fotografías panorámicas, lugares de interés, etc.

Dentro de este libre acceso a información y sabiduría hay cabida para los portales de educación. En webs como E-Magister cualquiera puede acceder a una amplia variedad de guías de aprendizaje y formación que abarcan desde el proceso del arte de tocar la guitarra hasta el de hablar japonés. Todos los contenidos de nuevo, totalmente gratuitos y de libre acceso.

Otra herramienta que el usuario puede encontrar muy útil es la que nos brinda el sitio web archive.org. Una vez que introduzcamos la URL que deseemos investigar en el campo de búsqueda, accederemos a una enorme base de datos temporal del sitio web en cuestión que nos permitirá viajar atrás en el tiempo para por ejemplo, acceder a los titulares de la web de hace cuatro años, o simplemente admirar como era la organización de sus secciones y su diseño tiempo atrás.

En cuestión de imágenes, la popular flicker.com se ha posicionado entre las webs más populares para la obtención de fotografías. Es destacable su esfuerzo por especificar en cada documento la modalidad de licencia CC que posee.

En el ámbito de la información de actualidad las posibilidades son aún mayores. Y es que no todos saben que El País, por ejemplo, ofrece casi todos sus contenidos de forma gratuita en su página web. Un ejemplo es la posibilidad de poder leer los editoriales y columnas de opinión la misma noche anterior a su distribución en kioskos. Otros medios como Público directamente escanean todo el periódico y lo ponen a disposición del lector en su página web.


El universo de las bitácoras personales, un fenómeno de expansión incontrolable, tiene comunidades como la de Bitacoras.com que canaliza y ordena los blogs en función de su contenido, popularidad, frecuencia de actualización, etc. Pero sobre todo, la labor más importante bajo mi punto de vista es que los da a conocer. Y esque es este bache es el primero, y posiblemente el más grande, con el que los autores de estos espacios se encuentran a la hora de iniciar esta aventura.

En definitiva, Internet se está constituyendo como una poderosísima herramienta de acceso a la información en continuo crecimiento. Nunca antes hubo un medio tan democrático y de tan fácil participación. Resulta muy agradable comprobar cómo aún hoy no se conocen con certeza los usos y aplicaciones que este magnífico medio nos brindará mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s