…interrumpiendo desde el sillón.

En ningún momento había planeado escribir dos entradas consecutivas sobre el Rey, pero dado lo sucedido en el día de ayer, me he visto en la obligación de volver a mencionarle. De este modo, termino con este ‘ciclo’ que bien podría titularse igual que uno de los relatos que publiqué recientemente en el blog: ‘Sobre la maldad y la bondad’.

Porque Don Juan Carlos, ni es tan malo (recordemos la foto del Diario Público del jueves 8) ni es tan bueno.
¿Bueno? Si, bueno. ¿Acaso no es esa la concepción que ahora tiene gran cantidad de la gente que ha visionado el vídeo de la XVII Cumbre Iberoamericana y la desmedida reacción del monarca? No se ustedes, pero ni yo puedo evitar sentir cierta simpatía ante esa agresiva interrupción que Juan Carlos le dedica al malo maloso de Chávez escupiéndole toda esa ira contenida.
¿Entonces, por qué estoy diciendo que el Rey no es tan bueno como hoy lo pinta cada telediario y cada periódico?
En primer lugar, me gustaría apelar a la memoria: ¿Cuándo hemos visto semejante salida de tono de su majestad en un medio de comunicación? Hemos sido testigos de ciertas bromas y gestos que a veces despertaron alguna sonrisita y dotaron al rey del calificativo de ‘campechano’. Pero nunca hemos sido testigos de semejante comportamiento agresivo, del mismo modo que nunca hemos sido testigos de tan bajo prestigio social y aceptación de la figura del monarca en la sociedad. Me refiero por supuesto, a la masiva persecución y quema de fotografías ocurrida hace tan sólo unas semanas.

Ayer, fue como si el Rey hubiese hablado en nombre de todos los que vemos en Chávez un ser estúpido y dictatorial. El motivo de su interrupción fue algo trascendió de lo personal: había una cámara de televisión enfocándole y él lo sabía.
Ésta es sólo una humilde opinión, pero afirmo desde el más profundo de los convencimientos que el “¿por qué no te callas?” de ayer no es sino otra capa más, o incluso la guinda, del enorme y dulce pastel que la Familia Real viene reconstruyendo desde que su imagen empezó a ser tan maltratada.
Recuerden el baño de multitudes en Ceuta y Melilla o los simpáticos actos de apertura del Museo del Prado con el distendido y alegre Monarca de siempre delante de las cámaras.
Existe un nombre para esto: ‘Going Public’. Así define Samuel Kernell la técnica en la que se apela mediante los medios de comunicación al pueblo para conseguir su apoyo y modificar la opinión pública que se tiene del personaje en ‘crisis’. Se recurren a elementos secundarios como los sondeos de popularidad o determinados actos para fabricar nueva información de actualidad y conseguir la distracción de los ciudadanos frente al problema real. Así se centra la atención del espectador en otra cosa mientras paulatinamente su mente va modificando la prioridad de los sucesos relacionados con la imagen de la víctima.
El presidente Reagan fue todo un maestro de esta técnica cuando a principios de los 80 su popularidad descendió. Incluso se piensa que los bombardeos de Afganistan y Sudán ordenados por Bill Clinton poco después de destaparse el ‘Caso Lewinsky’ formaban parte de esta estrategia.

En definitiva, a donde pretendo llegar es que la reacción de Don Juan Carlos posiblemente fuese natural, salida de él. La diferencia reside en que este gesto ha venido en un buen momento en el cual no se privó de callarse. Aún están recientes las portadas protagonizadas por jóvenes pirómanos fotográficos que un día si y otro también copaban los titulares.
Quizás en otras circunstancias Don Juan Carlos hubiese mantenido las formas, pero ahora, es posible que tuviese cierto margen para actuar con el fin de mejorar su imagen. Al fin y al cabo, ayer el Borbón durante ese segundo dejó de ser Rey y puso en su boca las palabras que cualquier español hubiese dedicado al dictador de Chávez. Aunque claro, ese ya es otro tema.

Vídeo de la noticia
Review de ‘Going Public’ de Samuel Kernell

Anuncios

Un pensamiento en “…interrumpiendo desde el sillón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s