Cassandra’s dream

Pese a las amenazas, fui a verla y hay que decir que me gustó. La primera noticia que tuve de la supuesta mediocridad de esta película fue gracias a un simpático reportaje del magazin de sucesos ‘Gente’ relatando la visita de Woody Allen a la Mostra de Venecia. El último aviso que leí en un interesante blog de cine la catalogaba de fallida y decepcionante (paradójicamente, el mismo blog hoy la venera con sentencias tales como ‘la mejor de Allen desde Delitos y faltas’ .
Después del tortuoso proceso de concienciación del ‘pastel’ al que me iba a enfrentar en la butaca, el visionado no resultó ser tan doloroso. Quizás fuese por que mi mente sufría una sobredosis de negatividad o quizás, porque algo dentro de mi ser me insistía en mantener la esperanza y juzgar la catástrofe con mis propios ojos.

De nuevo, Woody Allen ha logrado convertir un planteamiento simple en una interesantísima trama de inesperado final. La película muestra la relación de dos hermanos londinenses que por unos determinados motivos se ven en la urgente necesidad de conseguir dinero. Como caído del cielo, les viene a visitar un pariente que necesitará de la ayuda de sus jóvenes sobrinos, llegando así a un jugoso trato en el cual ambas partes saldrían ganando.

La idea de la película como veis es sencillísima. Por eso, resulta muy meritorio que Woody Allen haya logrado material para toda una película. Culpa de esto la tienen el modo en el cual el director neoyorkino juega con las personalidades de los protagonistas y con el ritmo de la película, que a mi juicio ha resultado ser excelente. Los momentos de acción magistralmente distribuidos en los 108 minutos de película captaron mi atención por completo.

Hay que elogiar la selección de las localizaciones, que nos muestran otra cara más de Londres. A diferencia de las dos películas anteriores, esta vez no hay trato con la alta sociedad londinense.
Hubo algo que si que me sorprendió de forma negativa. Sucedió fuera de la pantalla y tiene que ver con la reacción del público. Puede que esto se escape del ámbito de la objetividad y sean lucubraciones mías, pero el hecho es que oí demasiadas risas en la sala. Si, estrepitosas carcajadas ante los comportamientos nerviosos de Colin Pharrel o los enfados de Tom Wilkinson (Tío Howard).
No estoy prohibiendo a nadie el derecho a reirse, pero desde hace ya un tiempo viene naciendo en mi la idea de que Woody Allen está siendo etiquetado como ‘Director de la ironía y de la gracia’.
Scoop es graciosísima. Incluso no me importa que cuando vaya a verla en V.O.S. los presentes en la sala se rían del chiste al leerlo, segundos antes de que el actor llegue a la línea del chiste. Pero en Cassandra’s Dream yo verdaderamente me esforzé en buscar los chistes, fracasando en el intento. Había líneas graciosas, relajadas con reflexiones atípicas tratándose de la situación en la que se desarrollaban. Por supuesto, esta es sólo mi humilde opinión.

Woody Allen ha estado toda su carrera profesional jugueteando con la comedia ( Scoop, Bananas, Love & Death), con el drama (Delitos y Faltas, Match Point) y con el genéro que para mi es el que mejor domina sobre el resto: la tragicomedia: (Todo lo demás, Manhattan, Melinda y Melinda).
¿Dónde metemos ‘Cassandra’s dream? Yo optaría por meterlo dentro del drama, a pesar de poseer momentos de distensión y cómodos diálogos.
Sea como sea, Woody Allen lo ha vuelto a conseguir. Pienso que ha firmado una historia muy redonda. Sin muchas más pretensiones que las de entretener y mostrarnos una vez más su visión sobre el hombre y sus puntos flacos.

Me gusta muchísimo Woody Allen y su cine. Lleva años haciéndome reflexionar contándome historias de amor y tristeza humana de una manera tan característica y única que uno a veces olvida estar asistiendo a un asesinato o a una infidelidad. Quizás la clave esté en esa borrachera de despreocupación y positividad que este grandioso ser humano lleva 40 años transmitiendo en sus trabajos. Quizás la clave esté en afirmaciones como la hecha en la mencionada Mostra de Venecia de este año: La vida es algo tremendamente trágico con momentos cómicos”

Anuncios

Un pensamiento en “Cassandra’s dream

  1. En fin Anthony, creo que esta vez no voy a reprocharte nada. Y es que has plasmado a la perfección mi idea, opinión, etc. sobre Cassandra´s Dream y Woody Allen.Empezaré diciendo que, como a ti, aunque quizá no tanto hasta que te conocí, Woody Allen me parece un gran director que sabe manejar el cine dando auténtica vida (y realidad) a sus films. Es decir, no se trata de grabaciones hechas únicamente para entretener, sino que buscan un significado, una moraleja, un qué decir. Puede tener mejores y peores películas, pero todas ellas obligan a reflexionar al espectador. Al menos a espectadores como nosotros (incluso jóvenes y, como muchos dirían y yo no comparto, inexpertos).A diferencia de ti, Anthony, yo no guardaba ninguna expectativa hacia Cassandra´s Dream. Lo más cerca que estaba de ella era cuando tú mismo me comentabas los horrores de las críticas. Incluso mi padre hizo mención a alguna de ellas. Sin ir más lejos, el propio crítico de El País (perdonen que no recuerde su nombre, lo escribiré en cuanto lo recupere), que opinaba que era difícil encontrar una mala película de Allen y que, no obstante, esta última lo era.Bueno, es cierto que el público espera grandiosas maravillas del neoyorquino. Tiene bajo su firma auténticas maravillas del cine, y otras buenas que han pasado sin pena ni gloria. Y, no obstante, Cassandra´s Dream no es en absoluto, bajo mi juicio, una mala película.Personalmente, me ha sobrecogido la historia, el argumento. La simplicidad (como comentas, Anthony) de la narración que, no obstante guarda una complejidad asombrosa. La reacción de estos hermanos (de uno en concreto) ante un acto amoral. Como el desarrollo de los hechos, de las ideas, de lo sentimientos humanos, desencadenan un trágico final (tal vez inesperado) rebosante de moraleja. Y, como comenta el autor de este blog, el bien llevado ritmo de los 108 minutos de film. No hay tiempo para el aburrimiento, ni para el empacho. Todo en su justa medida y muy bien milimetrado. Es cierto que no es la película del año, pero no es, de ningún modo, la peor o una de ellas. De hecho, recomiendo su visionado antes que el de otras como 13 Rosas o El Orfanato. Que, aunque no son basuras, tampoco roza el cielo cinematográfico. Carecen de originalidad y de ritmo (cada una en lo suyo). En fin, y a lo que iba desde un principio, todo lo dicho por Anthony es, sin duda, lo que pienso de Cassandra´s Dream, Woody Allen y el público de la sala a la que acudí para visionar esta última película del gran y flacucho neoyorquino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s