By the way, Red Hot Chili Peppers.

Para que un público sienta interés por Snoop Dogg, obviando canciones de target comercial, lo normal es que tenga cierta afición al rap. Del mismo modo, muy raro y al mismo tiempo respetable, sería que un desconocedor del heavy metal se comprase un disco de Hammerfall.

Con los Red Hot Chili Peppers se da un fenómeno distinto: basta con prestar un poco de colaboración, escucharles y dejarse cautivar. En cuanto se les concede una pequeña oportunidad, la música que el cuarteto californiano nos presenta se hace, en el más negativo de los casos, soportable, y no es difícil sentir cierta predilección por el sonido cargado de positividad que Anthony brinda en los 73 minutos de disco. Por supuesto todo sea dicho, es un hecho que parte de la‘culpa’ de esta aceptación en masa de los RHCP resida en su entrada en el club de la comercialidad.
El fluir del tiempo ha dejado marca en la banda. By the way es un disco que actúa como elemento confirmador después del giro musical de 90º que la banda dio en ‘Californication’ abandonando el metal-punk que les caracterizó en su nacimiento y desarrollo en los años 80.
Es un disco muy criticado tanto positiva como negativamente en el que es difícil encontrar unanimidad en las opiniones. Lógico si tenemos en cuenta que gran parte de las críticas negativas provienen de disgustados fans veteranos de la banda que han asistido a su evolución o ablandamiento según las malas lenguas.

By the way es un disco de pop-rock cargado de suaves ritmos que consiguen alegrar el corazón (The zephyr song), pero también conmoverlo (Dosed). Me sorprendieron gratamente las primeras escuchas del disco allá en el año 2.001 al notar la evolución del loco y agresivo guitarreo de John Frusciante por una más suave e insistente búsqueda de la melodía. Pienso que en By The way, más que nunca, la guitarra no se limita a acompañar a Anthony Kiedis, sino que canta junto a él, formando un papel fundamental en las canciones.
La construcción de las canciones es la ya típica, y no por ello mala, a la que nos tienen acostumbrados. Esto es: un comienzo lento con Anthony en armonía con los instrumentos que poco a poco van cobrando más y más protagonismo en la pieza musical consiguiendo un apoteósico final.

Siendo objetivo y realista, By the way es un disco correcto, que cumple su función. Presenta 16 pistas cargadas de emotividad que no dejan indiferente a nadie. Ahora bien, como aficionado de la banda, no puedo evitar dejarme llevar y afirmar que es una obra maestra. Sólo por poder disfrutar de joyas como ‘Can’t stop’ o ‘Dosed’ merece la pena pagar lo que cuesta o el doble.

Anuncios

4 pensamientos en “By the way, Red Hot Chili Peppers.

  1. A petición del señor Coyle rectifico una de mis frases anteriores: CRÍTICA REALMENTE VERÍDICA. Al parecer su crítica si es verídica por lo que la frase queda transformada en: CRÍTICA REALMENTE OBJETIVA (dentro de lo imposible que para un ser humano esto resulta).Un saludo a todos los que escuchan a RHCP y son verídicos y objetivos jajaja. 😉

  2. A veces, señor Anthony, hay que salir un poco más allá de la pasión que el grupo, su cantante y el propio disco nos suscitan, para hacer una crítica realmente verídica (y, no olvidemos, siempre subjetiva). Me gusta Red Hot Chili Peppers, pero no pagaría el doble por un disco de ellos. Como tampoco lo haría por un film de Woody Allen o un mágico discos de Joaquín Sabina.Con todo, RHCP es un buen grupo. Sobretodo si hay alguién como usted que acompaña al escucharlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s